Respuesta a diputados que buscan que los adultos mayores hipotequen sus casa para una mejor pensión.

11716029_10203409517876965_279725213_nHace unos días atrás nos enteramos que ciertos diputados, en su totalidad 44 de ellos, que van desde RN, la UDI y algunos de la Nueva Mayoría, presentaron un proyecto que busca que nuestros abuelos (adultos mayores) hipotequen sus casas para mejorar sus pensiones.

La impresión a tal proyecto no ha dejado a nadie indiferente y muchos por redes sociales se fueron en contra de Diego Paulsen, German Verdugo, Alejandro Santana, Germán Becker, René García, Osvaldo Urrutia, David Sandoval, Bernardo Berger y Jorge Ratheger, que han sido los principales propulsores de tan absurdo proyecto.

Es que no nos cabe en la cabeza la forma en que quieren mejorar la calidad de vida de más de dos millones de personas en nuestro país, que reciben pensiones de $80,000 a $200.000 pesos mensuales después de haber trabajado toda una vida, y, es más, la mitad de ésta para pagar una casa que es la única herencia que podemos dejarle a nuestros hijos hoy en día sin que nos sea arrebatada antes de morir.  Sin solucionar el real problema de ¿Por qué tenemos una pensión tan mala?.

Poniéndonos en el mejor de los casos, una persona que recibe $150.000 de pensión, al hipotecar su casa podría recibir unos $195.000. Al morir, la casa pasa automáticamente a manos de la institución que otorgó la hipoteca y los herederos tienen la opción de cancelar el saldo entregado al adulto mayor, siendo la única forma de mantener la casa o si no entregarla en su totalidad a la institución en forma de pago. ¿Pero quien, ganando $241.000 (sueldo mínimo), puede comenzar de un día a otro a pagar un monto no menor mensual para poder recuperar la casas de sus padres que acaba de fallecer? Que además estos montos van acompañado de seguros e intereses por parte de las instituciones que prestan los servicios de hipoteca, y teniendo otras decenas de cuentas que no deben dejar de lado, o también si muchos hijos ya están encalillados con el famoso CAE, el CORFO o con créditos hipotecarios para sus propias casas. ¿Porqué no mejor buscar una forma en que las AFP se hagan cargo de pensiones dignas o buscar una solución concreta al tema y no una solución parche?

Se justifican que países como EE.UU, España, China, Nueva Zelanda, entre otros ocupan este método, ¿Pero cuantas personas de estos países lo practican? Y si vamos a justificarnos en comparaciones, veamos un claro ejemplo de España: Su sistema de pensiones, al igual que el Francés, Alemán, Estadounidense, Canadiense y la mayoría de los países del mundo, se basa en el modelo de pensión pública contributiva, es decir, las pensiones son financiadas por el gobierno y la seguridad social, que recolectan el dinero con los impuestos que pagan los trabajadores (vía seguridad social) y también los impuestos que recolecte el estado.

En este sistema no existe el ahorro, ya que los trabajadores que en ese momento estén trabajando y pagando impuestos, además de empresas y otros impuestos, son los que financian las pensiones, a diferencia del sistema chileno (capitalización individual) en el que el trabajador ahorra a lo largo de su vida en un fondo de pensiones para luego cobrar ese ahorro al momento de la jubilación.

La desventaja del sistema español es que es muy sensible al envejecimiento de la población, ya que a medida que la población envejece, disminuyen los trabajadores y aumentan los pensionistas, por lo que para mantener las pensiones, o se bajan las pensiones o se aumentan los impuestos a los trabajadores, o se alarga la edad de jubilación (como Alemania, que la retrasó a los 67 años).

La gente con mayor poder adquisitivo o con voluntad de ahorro complementa su pensión con un fondo de pensiones privado, que funciona básicamente igual al sistema de pensiones chileno, con la diferencia de que este ahorro es voluntario. (Como en las APV en chile).

Otra debilidad es que frente a una crisis económica se amenaza la sostenibilidad del sistema de pensiones, ya que al aumentar el desempleo, hay menos trabajadores pagando impuestos para pagar las pensiones. Durante las épocas de bonanza, España y otros países europeos recurren a la inmigración para aumentar la población joven y la cantidad de trabajadores, además de incentivar la natalidad y prestar facilidades a los padres y madres, tanto en forma financiera, como en servicios gratuitos, en flexibilidad de horario, etc. (varía por país europeo).

España tiene una pensión minina de 635 euros mensuales, es decir unos $450.000 mil pesos para todos por igual, y una máxima de 2,500 euros. Pensión de casi 1.000 euros en el país vasco, es decir, sobre los $700.000 pesos chilenos y Pensión Media en Extremadura (comunidad más pobre): 732 euros, es decir unos $527.000 pesos chilenos, entre otras.

Comparando esto, el coste de vida en España es similar al de Chile (alimentación más barata, vivienda más cara, transporte más barato, sanidad y educación más baratas, etc.).

Jamás se han congelados o reducidos las pensiones, sólo en el 2013 el peor año de la crisis en España se revalorizaron un 0,25%.

Otro dato importante;

Medicinas: En España, antes de 2012 (debido a la crisis y los recortes), existía un sistema de medicamentos gratuitos para los jubilados, en el que el jubilado entregaba la receta en la farmacia y los medicamentos se le daban de forma gratuita. Luego, la factura la pagaba el estado a la farmacia. En el código de medicamentos gratuitos se incluían prácticamente todos los medicamentos, y sobre todo los de uso más frecuente (en España el sector farmacéutico está muy regulado, prácticamente no hay empresas con marcas propias en él).

Hoy existe copago farmacéutico, en el que el jubilado debe abonar el 10% del valor del medicamento, pero éste no debe exceder los 18 euros, para garantizar que el pensionista no gastará más de esa cantidad.

Comunidades Autónomas como Madrid o Cataluña introdujeron un sistema de copago de un euro por receta médica, es decir, que cada jubilado que fuera a comprar con receta médica un medicamento debía pagar un euro por el medicamento, además del copago del 10%, pero éste sistema fue anulado por la Justicia.

Sanidad-Salud: El sistema de sanidad español es universal, es decir, cualquiera puede atenderse en él, sigue el modelo sanitario Beverige (que existe igualmente en Francia y Reino Unido) a diferencia del modelo Bismarck (que se utiliza en países germanos).

Este modelo se basa en que la sanidad se financia directamente por los impuestos que recaude el estado y el presupuesto de la salud pública se incluye dentro de los Presupuestos Generales del Estado.

La atención sanitaria en España hasta 2012 era gratuita no sólo para los Españoles, sino también para extranjeros residiendo ilegalmente en España pero con certificado de empadronamiento. Actualmente, ellos sólo reciben gratuitamente las atenciones de urgencias y de maternidad.

Los jubilados también son beneficiarios de la sanidad gratuita existente y además son quienes la usan con mayor frecuencia. La sanidad pública española es de reconocida calidad, aunque debido a la crisis y los recortes ha empeorado, aumentando sus problemas de listas de espera, sobre todo para cirugías sin carácter de urgencia, así como la falta de camas en ciertos hospitales. También existen problemas de negligencias médicas sobre todo en Andalucía, aunque éstas ocurren en todos los sistemas del mundo.

Por todo ello, los pensionistas españoles que no quieran pagar atención en la sanidad privada, tienen asegurada igualmente una atención pública de calidad y no deben gastar de su presupuesto para ello.

Por otro lado, el ocio: Los pensionistas españoles también tienen beneficios de ocio, concretamente de la agencia pública IMSERSO, de los cuales pueden disfrutar de viajes organizados, los cuales tienen un valor reducido que los viajes a precio de mercado. También existen servicios a domicilio de atención para jubilados y beneficios en las residencias de ancianos (asilos), aunque éstas no son gratuitas como en otros países europeos.

Entonces, señores diputados, si vamos a comparar diferentes países para justificar su proyecto, es importante saber que cada realidad país es diferente y sus economías son diferentes, por lo que algunos tienen más margen para tener Estados de Bienestar que sean más grandes que otros. Pero un país que aspira a ser desarrollado no sólo debe fijarse en el modelo de los que ya lo son, sino también buscar la forma para adaptar estas medidas a su realidad y buscar así la mejor forma de implementarlas.

También es importante saber que en los países donde se ha implementado este proyecto para los adultos mayores pensionado, la cantidad de estos mismo es enorme.

Ejemplo; China con más de 202 millones de pensionados, España con 9 millones o Estados Unidos con cerca de 45 millones de pensionados adultos mayores, lejos de los casi 2 millones que tiene Chile.

Entonces:

¿Por qué no crear un AVP estatal y no bajo AFP como existe hoy en día y apoyar el ahorro voluntario?

A pesar de que quizás nuestros jubilados no tengan tanta fuerza como los estudiantes para protestar, debido a su edad, son con ellos con quienes precisamente más se nota el sub desarrollo del país, y debemos buscar una forma para mejorar su calidad de vida, sin comprometer el futuro de sus hijos.

Camilo Enrique Cayuqueo.

Agradecimiento a : Italo Musante & Paola Díaz.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s